Las cosas que no sabes de los autos que compiten en las 24 Horas de Le Mans

En el apasionante mundo de las carreras automovilísticas, hay tres competiciones que destacan como las joyas de la corona: el Gran Premio de Mónaco, las 500 millas de Indianapolis y, por supuesto, las 24 horas de Le Mans. Esta última, conocida por su intensidad y exigencia, es el escenario donde los prototipos más avanzados del mundo muestran su valía.

Los vehículos que compiten en las 24 horas de Le Mans son más que simples coches de carreras; son auténticos laboratorios móviles. Estos prototipos, diseñados para la velocidad y la resistencia, están equipados con varias especificaciones típicas de los coches de calle. Sorprendentemente, incluyen limpiadores de parabrisas, luces direccionales, calefacción y hasta un segundo asiento para un pasajero, aunque raramente se utiliza.

Esta singular mezcla de características refleja la dualidad de Le Mans: una carrera que desafía no solo la resistencia y velocidad de los vehículos, sino también su funcionalidad en situaciones cotidianas. Este enfoque único en la ingeniería automotriz ha llevado a innovaciones significativas en los campos de la aerodinámica, la eficiencia del combustible y la tecnología híbrida.

Las 24 horas de Le Mans no son solo una prueba de resistencia para los pilotos, sino también un campo de pruebas para las tecnologías que eventualmente se incorporan en los vehículos de producción en masa. Cada año, estos prototipos no solo buscan la victoria en la pista, sino que también buscan impulsar los límites de lo que es posible en la ingeniería automotriz.

¿Sabías que al Nissan GT-R se le apoda Godzilla?

Aquí un poco de historia…

A fines de los años ochenta Nissan presentó un modelo -que hoy es emblemático- el Skyline GT-R con un motor V6 de 2.6 litros, Twin Turbo e inmediatamente la marca lazó una versión de carreras para el campeonato japonés de autos turismo y lo denominó GT-R R32 y obtuvo 5 campeonatos en Japón.

En 1990 el GT-R R32 llega al campeonato australiano de Turismos y hace pedazos a todos sus contrincantes, y es justamente ahí donde nace el mote de “GOJIRA” -nombre original de GODZILLA en japonés-.

Subasta de un Ferrari GTO

La casa Sotheby's en Nueva York subastó un Ferrari GTO por 51,7 millones de dólares, lo que lo convierte en el Ferrari más caro jamás vendido en la subasta.
El auto protagonista de esta historia, es el chasis número 3765 y fue parte del equipo oficial de Ferrari en los 1000 km de Nürburgring de 1962 y se diferenciaba por contar con un motor de 4 litros de 390 hp, frente a los 3 litros de los otros GTO's del equipo.
Con mucho palmarés y pedigrí de carreras la victoria en su categoría y un segundo general en los 1000 KM de Nürburgring de 1962, tambien tuvo buena actuación en las 24 de Le Mans los pilotos fueron Mike Parkes y Lorenzo Bandini para la Scuderia Ferrari.
Hasta el día de la subasta -13 de nov del 2023- el GTO formó parte de una coleccion privada en Ohio durante 38 años.
El Ferrari 3765 que vemos en las imágenes ha sido el que más alta cotización haya alcanzado en la historia de la marca, el martillazo final indico que el precio pactado fue de $51,7 millones de dólares -más comisiones-.
El Ferrari más caro hasta hoy, y aun se queda lejos del récord de récords que rompió hace un tiempo el Mercedes-Benz 300 SLR Coupé Uhlenhaut por el que un cliente desconocido pagó 135 millones de dólares.

Pedro Rodruigez, un heroe de las pistas

Hoy se conmemora un año más del trágico accidente que cobra la vida de Pedro Rodríguez.
Recordamos a Pedro Rodríguez a 52 años de su muerte. (1940-1971)

El 11 de julio de 1971 arrancaba la carrera denominada las 200 millas de Norisring en Núremeberg, Alemania, el piloto mexicano Pedro Rodríguez tomaba la salida en un Ferrari 512M propiedad de Herbert Müller Racing.

Pedro venía de ganar una semana antes los 1,000 kms de Österreichring a bordo de un Porsche 917K, de hecho Pedro fue un múltiple campeón en el Porsche 917, ese mismo año ganó las 24 horas de Daytona, los 1,000 Kms de Spa-Francorchamps, los 1,000 kms de Monza todos estos triunfos a bordo del Porsche 917K, también ganó el primer lugar a bordo de un Fórmula 1 BRM P153 en la competencia denominada Spring Trophy Oulton Park.

Rodríguez era un piloto muy apreciado en Europa, toda una celebridad que "llenaba" autódromos, pues el público sabía lo competitivo y espectacular de su manejo.
Herbert Müller le ofreció cinco mil dólares por participar en esta competencia, en uno de sus Ferrari 512M, Pedro aceptó competir con el permiso de sus superiores en Porsche, Wyer y Yorke, quienes aceptan de no muy buena gana, incluso podían prohibirle participar, pues en su contrato había una cláusula que así lo indicaba, los directivos del equipo Porsche pensaron que no sería nada malo que un piloto oficial de Porsche conociera a fondo el Ferrari 512M que era in rival directo del 917.

Cuando se disputaba la vuelta 11 de las 200 millas del Norisring el Ferrari de Pedro hizo un extraño, algunos testigos comentan que una llanta se reventó o que un rin se rompió, el auto chocó a gran velocidad contra la base de un puente y quedó envuelto en llamas.

Pedro Rodríguez es declarado muerto en el hospital de Núremberg unas horas más tarde del accidente ocurrido hace 52 años.

En las fotos podemos apreciar los últimos momentos de vida del gran piloto mexicano, que siempre llevaba en su maleta un disco de 45 RPM con el Himno Nacional Mexicano, pues en alguna ocasión que ganó una carrera en los honores a la bandera en el podio de los ganadores, se escucharon las notas de la canción Cielito Lindo en lugar del Himno Mexicano.
¡Cosas que pasan en la vida!
#ChoroHistorico

Sabias qué sobre los Dukes of Hazzard

En la serie Dukes of Hazzard uno de los elementos protagónicos era el General Lee, un Dodge Charger.
¿Sabes cuántos Chargers se usaron y se destruyeron en las siete temporadas de la serie entre 1979 a 1985?
Se grabaron 147 capítulos y según datos de la producción se destruían DOS Chargers -fabricados en 1968 y 1969-por capitulo.
Es decir casi 300 Chargers sucumbieron durante los rodajes.
Según la casa de subastas Hemmings las cotizaciones del Dodge Charger del 68 y 69 rondan hoy entre 95 a 200 mil dólares cada uno 😱😱😱.
¿Ya hicieron cuentas?
#ChoroHistorico